Como sabes, los restaurantes para bodas en Pamplona se esmeran en la preparación de variados postres, para rematar con un toque de elegancia y dulzura los banquetes. El tocino de cielo, un postre colorido, de aspecto sedoso y muy azucarado, es uno de los más gratos y vistosos.

El surgimiento de esta preparación es algo que se conoce bien en los restaurantes para bodas en Pamplona. Según se cuenta, su origen se remonta al año 1324, cuando las monjas del convento jerezano de Espíritu Santo comenzaron a recibir como donativo una gran cantidad de yemas de huevo. Estas provenían de la industria vinícola, donde las claras se utilizaban para eliminar impurezas en los vinos. La primera constancia documental de esta práctica en los archivos históricos data de 1837.

Una información que puede interesarte es que para ocho litros de vino hacían falta de cuatro a veinte claras. Así, las yemas constituían un producto sobrante, que se generaba en abundancia y sin mayor utilidad. Sin embargo, la habilidad repostera de las monjitas las llevó a crear esta receta que solo necesita la adición de agua y azúcar.

Para elaborarla, se vierte una mezcla de yemas y almíbar en moldes previamente caramelizados que se colocan al baño maría. Al cuajar, ya está listo, y adopta una consistencia muy suave, a la vez que un tono amarillo naranja vivo, que contrasta con el color tostado del caramelo. Curiosamente, la marca Tocino de Cielo pertenece a una bodega, que la ha reservado para un licor de brandy que se basa en esta receta.

En Asador Mutiloa nos esmeramos en preparar siempre los mejores postres. El tocino de cielo, de origen andaluz pero emblemático en la repostería española, es uno de los más exquisitos. Ven y celebra por todo lo alto tus fechas más señaladas.